1946-1950 MASERATI A6/1500

1964-1967 FERRARI 500 SUPERFAST

1964-1967 FERRARI 500 SUPERFAST

 Siguiendo los pasos del auto de exhibición de Turín de 1960, el Superfast II (basado en el Ferrari 400 Superamerica; ver entrada), Pininfarina creó un nuevo auto de exhibición basado en Superamerica, que se vio en el Salón de Ginebra de 1962 en Marzo: el Superfast III. Sus principales distinciones en comparación con el "II" fueron los pilares del techo más delgados, una nueva cubierta del radiador controlada termostáticamente y el regreso a los faros ocultos y las ruedas traseras parcialmente faldones. Pronto le siguió el Superfast IV, con la misma apariencia general, salvo cuatro faros expuestos que parecían incómodos en el hocico que olfateaba el suelo. Este coche, que nunca apareció en un salón del automóvil, se vendió posteriormente en Estados Unidos. A finales de 1962, el Superamerica de producción aterrizó sobre un chasis de batalla larga (102,3 pulgadas) y perdió el capó por un bulto sobre los carburadores. 

Este modelo Serie II luego se hizo a un lado para el 500 Superfast, que se presentó en Ginebra en marzo de 1964. Aún siendo biplaza, montaba un chasis aún más largo (distancia entre ejes de 104,3 pulgadas) y pesaba alrededor de 350 libras más. Aunque el Superfast de producción, el desarrollo final de la serie anterior America/Superamerica, se parecía mucho a la última edición del 400, lucía faros abiertos y una cola cuadrada que le daba un aspecto estilo Kamm. Como antes, la carrocería hecha a medida fue realizada por Pininfarina. El motor del Superfast, el más grande de los V-12 de leva simple de Ferrari entonces vigentes, era único, con un bloque largo como la unidad Lampredi pero culatas extraíbles como el Colombo. De hecho, el gran V-12 estaba más estrechamente relacionado con este último que con el primero. Presentaba camisas de cilindro prensadas. El diámetro y la carrera volvieron a las dimensiones 410 Superamerica (88 x 68 mm), por lo que el "500" significaba cerca de 5,0 litros de cilindrada (precisamente 4961,57 cc). 

Equipado con tres carburadores Weber 40 DCZ/6 y con una relación de compresión de 8,8:1, la potencia alcanzaba unos saludables 400 caballos de fuerza a 6500 rpm. El Superfast continuó con los frenos de disco Dunlop en las cuatro ruedas introducidos en el 400, pero utilizó neumáticos 205-15 más grandes montados sobre ruedas de alambre Borrani. La suspensión consistía en brazos en A de longitud desigual y resortes helicoidales en la parte delantera y ballestas semielípticas ubicadas mediante brazos de arrastre paralelos en la parte trasera. Descrito por algunos como una "limusina de lujo", el 500 duraría dos series construidas en tres años. La Serie I, con una tasa de producción de aproximadamente una unidad por mes, mantuvo la transmisión de sobremarcha Laycock de Normanville de 4 velocidades más. 

Continuó hasta mediados de 1966 y se construyeron unos 25 ejemplares. Luego apareció la Serie II, con una auténtica caja de cambios de 5 velocidades, nuevos soportes de motor y pedales suspendidos. Externamente, la carrocería era la misma, pero los paneles del guardabarros delantero tenían tres salidas de aire por lado en lugar de las 11 pequeñas rejillas utilizadas anteriormente. Sólo se construyeron una docena antes de que el 500 Superfast fuera abandonado a principios de 1967. Sin embargo, este Ferrari dejó su huella, como señala el autor Antoine Prunet: "Con el 500 Superfast, el refinamiento, el acabado, el confort y el inmenso potencia que parecía una paradoja con semejante lujo, Ferrari y Pininfarina habían, sin lugar a dudas, creado bastante bien el Ferrari 'Royale'.

Comentarios